Comencé a coleccionar minerales en 1981 cuando tenía 13 años. En realidad, mi relación con los "piedros" había empezado mucho antes, en los primeros años 70 cuando era un crío. En aquella epoca había una promoción de una famosa marca de cacao en la que regalaban pequeñas muestras de minerales comunes dentro de una caja de plástico (muchos de vosotros seguramente recordaréis aquellos minerales del ColaCao). Mi padre los guardó en un cajón y allí estuvieron durante años. Muy de vez en cuando me sentaba en el suelo, abría el cajón y pasaba un rato admirando aquel tesoro casi olvidado.

En 1981 mi primo estaba estudiando algo de mineralogía en el 8 de EGB de entonces (era un año mayor que yo) y nos acordamos de los minerales almacenados en el cajón. Me pidió que se los dejara para llevarlos al colegio y yo le propuse cambiar los ejemplares repetidos. Y así es como los dos nos convertimos en coleccionistas de minerales.

A medio camino entre mi casa y la de mi primo había un almacén de caza y legumbres cuyo dueño había sido también propietario de varias concesiones mineras y aún estaba bastante interesado en los minerales. Pronto descubrimos todo un yacimiento de nuevos ejemplares a sólo unos metros de casa. Pasamos muchas horas buscando entre montones de cajas, comprando algunas piezas, aprendiendo un montón sobre minerales, ayudándole con su stock y, sobre todo, desarrollando una buena amistad.

Nos llevó a muchos lugares a buscar minerales y creo que probablemente es en esos días donde habría que buscar el origen de mi decisión de estudiar Geología en la universidad años después. En la primavera de 1982 le propusimos la posibilidad de vender sus piezas los domingos en el rastro por una comisión. Fue más fácil de lo que habíamos pensado y comenzamos en Mayo de ese año. Con una comisión del 15 % cada uno y con unas pocas pesetas en el bolsillo cada domingo éramos realmente afortunados. Con una mesa de campo y unas cuantas piedras encima tuvimos la posibilidad de conseguir algo de dinero que gastábamos en más minerales y así nuestras colecciones empazaron a crecer poco a poco.

Llegados a este punto creo que he de pedir disculpas por esta larga introducción pero considero que es la base y el origen de mi larga relación con el mundo de la Mineralogía. Creo estar seguro que, de no haber sido por aquel anciano y por la venta de su stock, mi vida habría seguido un camino bastante distinto, probablemente sin ninguna relación con los minerales.

Cuando entramos en la universidad, mi primo abandonó nuestro pequeño negocio y me convertí en el único socio. Estudié Geología en la Universidad de Salamanca acabando en 1991 tras lo cual pasé un año en la Universidad de St. Andrews (Escocia) trabajando en petrología y mineralogía graníticas. Aunque durante ese año tuve que abandonar mi pequeño puesto en el rastro, no olvidé mi interés por los minerales y descubrí que ese mundo era mucho más amplio de lo que yo nunca había imaginado. Allí entré en contacto con comerciantes y coleccionistas británicos entre los que destacaba Sam Weller, antiguo comerciante con base en Cornualles, el cual supuso una gran ayuda en lo que iba a ser mi nueva relación con este mundillo a mi regreso a España.

Desde 1994 formo parte del personal del Laboratorio de Isótopos Estables (www.usal.es/isotopos) de la Universidad de Salamanca. Ese año fue también el primero en el que participé en una feria de minerales. Desde entonces he acudido a numerosas ferias del norte de España y, en los últimos años, también a algunas en Francia. Al mismo tiempo, continuo con mi puesto en el rastro dominical de Salamanca (aquella primera mesa de campo ha crecido un tanto), con material más corriente pensado para los escolares y principiantes y siempre con el deseo y la ilusión de que alguno de ellos descubra lo que yo descubrí hace ya más de 20 años.

Durante unos años tras mi regreso de Escocia apenas hice salidas para buscar minerales pero esa situación cambió en 1998 cuando conocí a Nacho, coleccionista de Alicante que había elegido Salamanca para estudiar también Geología. Desde entonces hemos visitado numerosas localidades en España y Portugal con un cierto éxito en algunas pegmatitas del centro del país vecino.

En 2001 me casé con Yolanda. Aunque no tenía ninguna relación con el mundo de los minerales, sin embargo cada vez está más involucrada en el aumento de nuestra colección, además de desarrollar un buen sentido estético a la hora de elegir nuevos ejemplares (y, lo que es mejor, realmente disfruta visitando y participando en ferias).

Finalmente, nuestro último proyecto ha sido y continua siéndolo la creación de esta página, primero como una forma de dar salida a los numeroso ejemplares acumulados a lo largo de los años y, en un futuro y de manera más importante, como un medio para compartir en cierto modo nuestra colección con todos vosotros. Tan sólo deseamos que os guste este sitio y, si finalmente lo logramos, nos sentiremos realmente felices por ello.

 

 

Vista parcial de mi colección de minerales con algunas de las vitrinas. Los ejemplares de los diversos estantes de cristal están estéticamente pegados en bases etiquetadas de metacrilato transparente. Los cajones de la parte inferior contienen ejemplares de menor calidad, muestras de yacimientos y paragénesis, etc. Cada vitrina está dedicada a diversos grupos mineralógicos.

 

Mi mujer Yolanda y yo junto a nuestro puesto en la feria de Pau (Francia) en 2004. Encontramos un magnífico ambiente y la experiencia nos gustó mucho. Abril de 2004.

 

En la foto de la izquierda estamos junto a nuestros amigos Nacho y Ainara en una cantera pegmatítica en el centro de Portugal, Noviembre de 2001. Aunque no se ven en la foto, hay varios berilos verdosos de varios metros de largo incluidos en el núcleo de cuarzo de la pegmatita. Además, es posible encontrar buenos ejemplares de torbernita y autunita.

A la derecha, Nacho está cogiendo cristales de cuarzo ahumado con prismas de chorlo en una geoda en una cantera de granito en Portugal, cerca de la frontera con España, Mayo de 2002. Aunque, como puede apreciarse, la búsqueda no fue muy fácil, sin embargo conseguimos ejemplares bastante majos. La vedad, un día muy entretenido.

 

Buscando en una geoda en el nivel 2 de Panasqueira con un amigo, Noviembre de 1998. Conseguí un gran cristal biterminado de cuarzo recubierto por cristales milimétricos de calcita que está en mi colección.

 

La corta de El Entredicho en Almadenejos, en el distrito de Almadén, Julio de 1995. La mineralización de cinabrio puede verse como una mancha rojiza justo detrás del camión en el centro de la foto.

 

Estás entrando en Weardale, "Tierra de los Príncipes Obispos" como pone en el cartel, y yo añadiría de las fluoritas también, Julio de 1999.

 

A la izquierda hay una vista de la abrupta costa de Cornualles con la famosa mina Botallack en los acantilados del fondo. En primer término se encuentran los restos de la "Engine House" de la mina Wheal Edward.

A la derecha tenemos una bonita reproducción de una típica "Engine House" de Cornualles a la entrada de una tienda de minerales en Pendeen, al oeste de Cornualles. Ambas fotos en Abril de 1992.

 

Mineros en la zona de prácticas de la mina de platino de Rustenburg en el complejo de Bushveld, Sudáfrica, Septiembre de 1996. Nos sorprendió encontrarnos con una reproducción perfecta del interior de la mina donde los mineros aprenden las diversas técnicas de trabajo antes de entrar en la mina.

 

Cogiendo muestras de la mineralización a unos 3100 m. de profundidad en la mina de oro Western Deep Levels en el Witwatersrand, Sudáfrica, Septiembre de 1996. Una experiencia inolvidable.

 

Vista general de la mina Mamatwan en la parte sur del Kalahari Mn Field, Sudáfrica, Septiembre de 1996. Me machaqué un dedo intentando coger muestras de todorokita para los compañeros del grupo.

 

La mina a cielo abierto de Palabora, Sudáfrica, una de las mayores del mundo, Septiembre de 1996. Se aprecian fácilmente los diques de dolerita donde se han encontrado zeolitas y especies relacionadas durante los últimos años.

 

Parte de nuestro grupo (fundamentalment geólogos e ingenieros de minas de diversas universidades españolas) delante de la entrada a la vieja "Golden Quarry", en la mina Sheba del distrito de Barberton, Sudáfrica, Septiembre de 1996. Yo soy el segundo por la derecha.

 

¿Qué es esto? En efecto, es Tsumeb. A la izquierda aparece el famoso castillete del pozo De Wet a sólo unos metros de la calle principal.

En la foto de la derecha, una tapia decorada por los jóvenes artistas de Tsumeb con el castillete al fondo. Éste también aparece dibujado en el muro en el extremo izquierdo. Ambas fotos en Julio de 1997.